Estudiar no entiende de edades, ni de arrugas, ni de conocimientos. El aprendizaje es un grado de querer conocer más, de no encontrarse barreras para ampliar sabiduría y renovarse en cada materia aprendida.

Antonio Mas en Madrid o Coleen Cunningham en EE.UU. son algunos de los ejemplos que podemos encontrar en muchas de las noticias que, a menudo, salen sobre como volver a estudiar tras haber pasado la barrera de los 45 años de edad.

No son, ni mucho menos, casos aislados los que hemos comentado. Cientos y cientos de personas deciden, tras llevar muchos años trabajando, que quieren ampliar sus conocimientos o enfrentarse al aprendizaje de otras materias que han ido llamando su atención con el paso de los años.

No hay nada de malo en eso. ¡Para nada! El conocimiento no tiene límites, solamente los que tú quieras ponerle.

El grado de la experiencia

Cada año, son más las personas que deciden inscribirse en las pruebas que dan acceso a la Universidad. Alrededor de unas 200 personas mayores de 40 o 45 años de edad, por ejemplo, en Zaragoza, quieren volver a retomar sus estudios, aunque ya tengan una experiencia laboral anterior en su currículo.

Según el vicerrector de Estudiantes y Empleo de la Universidad de Zaragoza, Fernando Zulaica, los futuros alumnos “son personas que han tenido un desarrollo profesional amplio y que hacen estas pruebas para seguir formándose o solamente por ganas de aprender”.

Y este es sólo una de los datos que en todas las ciudades y comunidades autónomas de España se recogen cada año, pues cada vez son más altas las cifras debido a la gran demanda de nuevos y renovados puestos de trabajo que requieren de conocimientos actuales como los que derivan de las nuevas tecnologías o la comunicación.

Otro motivo de peso para volver a acceder a la Universidad pasados ya unos años de experiencia laboral es la implantación del Plan Bolonia que comenzó en 2010 en España y que obligó a muchas personas a volver a estudiar pues tenían que adaptar una diplomatura, tal vez inconclusa en el pasado, para que finalizase en grado, por miedo a perder los créditos anteriores.

El cambio de chip de los mayores de 45 años en la Universidad

Para comenzar a estudiar o retomar el aprendizaje con más de 40 años debemos estar concienciados. Saber a lo que vamos y tomarlo como un rato, pero con ánimo siempre. Incluso hay casos donde las personas mayores siguen trabajando, normalmente a media jornada, para terminar una formación en alguna materia.

Lo más importante: organizarse y mentalizarse. Por ejemplo, Pablo Fernández, ingeniero de Pontevedra, aconseja a toda aquella persona que quiera volver a la Universidad “en lugar de escoger todas las asignaturas, nos podemos plantear la mitad o menos, según nuestra disponibilidad”.

Además, actualmente existen muchas facilidades para personas mayores que deciden volver a estudiar. Por ejemplo, nos encontramos con formación en universidades a distancia, los grados semipresenciales o los presenciales que se pueden estudiar a tiempo parcial.

Muchos centros poseen programas específicos para estudiantes que, incluso, han llegado a querer aumentar su formación incluso en la tercera edad. Es el caso de Asunción Landrante, una mujer de 78 años de edad que, tras jubilarse, decidió hacer algo con su vida y no quedarse parada.

Se matriculó en la Universidad para Mayores de la Carlos III en Madrid, donde le ayudaron para que pudiese estudiar lo que ella quería, incluso si no podía asistir a clase por problemas de salud. Hizo muchos amigos en clase, y siguió quedando con ellos una vez terminó la Universidad.

¿Cómo volver a la Universidad y seguir con tu vida actual?

Si está en tus futuros planes volver a estudiar o ampliar esos conocimientos que tenías más oxidados de tu anterior etapa universitaria, debes tener en cuenta, antes de nada, varios tips básicos.

Lo primero, y primordial, considera si tienes tiempo para hacerlo, dinero y determinación. Si tienes compromisos familiares, puede que no tengas todo el tiempo que deseas, así que primero plantéate las opciones que tienes, cómo puedes solventarlas y si de verdad es buena etapa para comenzar a acudir a la Universidad.

Ten en cuenta, también el calendario, tanto el tuyo propio como el que indica el universitario. Las Universidades realizan, de carácter anual, una convocatoria de acceso para estudiar para personas mayores de 45 años, así que puedes comprometerte a estudiar para superar dicha prueba, y luego, una vez aprobada, contando con todos los requisitos necesarios y con plaza, incorporarte al programa de estudio de la forma más conveniente posible en tu rutina diaria.

Por otro lado, debes tener en cuenta otras consideraciones más de fondo. Esas que surgen a lo largo de la vida cuando vas creando tu propia vida como persona adulta. Esto es, a aspectos prácticos, entender el fin por el que te has adentrado en la aventura de estudiar a esta edad. Si realmente lo necesitas, si lo quieres hacer realmente por ti o por un tema laboral.

¿Vale la pena? ¿Aumentará tus ingresos una mejor carrera universitaria? ¿tengo el dinero necesario para afrontar todos los años de estudio? ¿y la conciliación con el trabajo, podrá realizarla sin problema con la Universidad?

Puedes consultar todo lo referente al acceso a la Universidad para mayores de 45 años en esta  página de educaweb donde también se especifican plazos, convocatorias y ofertas de grados disponibles.